Saltar al contenido

15 MÉTODOS PARA LOGRAR LA LIBERTAD FINANCIERA EN EL 2020

Como lograr la libertad finaciera con estos simples 15 metodos

Cada vez más escuchamos por todos lados las palabras Libertad Financiera…

…Pero, ¿Como podemos lograr la tan ansiada libertad financiera y porque no somos capaces de alcanzarla?

En nuestro día a día tenemos innumerables factores que nos limitan y estresan, unos son de orden emocional como las relaciones laborales mientras que otros son más palpables como la alimentación, la vivienda o, sobre todo, el dinero. Este último determina en gran medida el estilo de vida que lleva la gente, y más que un medio para lograr cosas se ha convertido en un peso que nos impide alcanzar nuestros sueños, algo que debemos poseer para obtener bienestar, o por lo menos eso es lo que muchos piensan.

A continuación, te contaremos los 15 métodos para lograr la libertad financiera en el 2020, o, dicho de otra forma, para lograr obtener la independencia financiera, pero antes de cualquier cosa es fundamental comprender de qué estamos hablando.

¿QUÉ ES LA INDEPENDENCIA/LIBERTAD FINANCIERA?

La independencia o libertad financiera es, palabras más palabras menos, la capacidad que tiene una persona de vivir sin sacrificar su tiempo por dinero es la posibilidad de estar en el mundo sin trabajar para subsistir, lograr separarse de los excesos y consumismo de la sociedad.

Como comprenderás, ser independiente financieramente no quiere decir que puedes gastar más de lo que siempre has soñado, tan solo son un conjunto de estrategias, métodos y estilo de vida que logran como finalidad otorgarte más tiempo libre para hacer lo que desees sin necesidad de preocuparte excesivamente sobre tu economía. Así, este concepto se mide no por la cantidad de dinero que generas sino por la cantidad de tiempo libre del que gozas diariamente.

Existen varios ejemplos de libertad cuando abordamos el tema en este contexto, todos y cada uno hacen alusión a tener tiempo de hacer lo que se desee sin necesidad de preocuparse por el dinero, así de sencillo.

La libertad financiera no depende directamente o afecta a terceros, es un derecho de todos, vivir tranquilamente sin sufrir por el dinero, tener tiempo para hacer lo que se desee y querer prosperar económicamente es un objetivo personal respetable, podría decirse que es hasta envidiable, si alguien piensa diferente o de forma contraria no dejes que te afecte, que nada se interponga nunca entre tú y tus sueños, en este caso, financieros.

No te mentiremos, no hay una formula específica y certera sobre cómo obtener este codiciado beneficio, pero si sigues los siguientes puntos y los aplicas a tu caso en particular te aseguramos que estarás un paso más cerca de llegar donde todos hemos soñado estar, libres de problemas monetarios.

DETERMINA TU ESTADO FINANCIERO ACTUAL

Antes de tomar cualquier decisión o acción hay ciertos pasos que deben completarse; es fundamental evaluar tu estado actual con respecto a tu economía personal para identificar lo que debe corregirse o mejorarse.

Así, debes sentarte y de forma tranquila, consciente y realista comparar tus ingresos con tus gastos, si tus ingresos son de manera mensual puedes hacer esta operación mensualmente o si son de forma quincenal puedes adaptarlo a ese momento, la idea es tener presente cuánto dinero te queda libre justo antes de volver a recibir de nuevo y después de haber pagado todo lo que debes pagar usualmente. Esta medida te dará una idea clara de tu capacidad para gastar en ti mismo o para ahorrar, ambas finalidades productivas para tu bienestar y economía a mediano y largo plazo.

Este ejercicio debe ser de forma consciente, real y sincera sin olvidar ningún detalle, a mayor exactitud mejores resultados y puedes lograr identificar las mejores opciones que tienes por delante, aquellos esfuerzos que deberás tener en cuenta para que tu meta se cumpla.

Finalmente, no olvides hacer este análisis cada que tus ingresos aumenten o disminuyan, así como también cuando tus egresos lo hagan a su vez. Tener consciencia y en mente tus capacidades reales (aunque momentáneas) te ayudará a no sacrificar tu tranquilidad o, sencillamente, gastar más de la cuenta.

HABLA CON TU PAREJA (SI LA TIENES)

Sí, aunque parezca extraño y no aplique para todos, este punto es de vital importancia para hacer las cosas bien ya que la economía compartida debe basarse en la comunicación y comprensión mutua, claro está, nos referimos a las personas que tienen una pareja estable con la que compartan gastos.

Así, antes de arremangarte las mangas y hundirte en números, siéntate con ella (o con el) y hablen sobre lo que quieren lograr juntos. Tengan una breve conversación sobre sus metas, valores, gustos y el tipo de vida que quieren llevar, esto te permitirá no sólo conocer un poco mejor tu punto de partida, sino tus capacidades reales teniendo en cuenta a tu otra mitad y podrás tener una mayor claridad del camino que deben recorrer juntos para lograr sus objetivos conjuntos.

Es fundamental que estén sintonizados y en la misma página, que comprendan los esfuerzos que deben hacer de ahora en adelante para alcanzar sus sueños y, sobre todo, tener mucha paciencia y dedicación con la otra persona y con el objetivo que desean.

COMPRENDE EL CONCEPTO DE RIQUEZA

“Quiero tener un auto último modelo”, “deseo tener más que mi jefe” o “si no tengo una casa así de grande no he logrado nada” son frases que solemos pensar (o de ese estilo) recurrentemente que malinterpretan el deseo y concepto propio de riqueza fundado en los bienes materiales que no son necesarios o, peor aún, que tienen otros, pero alguna vez te has preguntado ¿“necesito dinero?”, ¿alguna vez has cuestionado de corazón y cabeza la necesidad de querer tener más sin realmente necesitar más y teniendo en cuenta que sólo te complicará la vida por la cantidad de deudas que te generará?.

Si quieres lograr una libertad financiera debes cambiar completamente el chip en tu cabeza, si bien la riqueza suele asociarse a tener mucho dinero, propiedades, lujos y bienes materiales, desde ahora tienes que interiorizar que la verdadera riqueza es tener tiempo para ti, de sobra y no usar el dinero como sinónimo de bienestar, de esa forma lograrás llegar a una estabilidad económica mucho más rápido y eficiente.

No olvides tampoco que el tiempo libre que logres ganar poco a poco será considerado tu riqueza personal y deberás invertirlo igual que el dinero, de la mejor forma posible.

IGNORA EL ESTATUS DE OTRAS PERSONAS

¿Qué importa lo que ganen los otros?, ¿qué importa lo que tengan los otros?, ¿qué importa lo que deseen tener los otros?, lo importante, lo realmente importante solo debería ser lo que tu consideras necesario para ti mismo y lo que hayas planificado adquirir en tu estrategia, en tu plan de vida, en tus capacidades y deseos, lo que tú quieres y decides comprar.

Una de las cosas a evitar es querer adquirir lo mismo que otras personas tienen ya sean carros, casas, joyas, ropa de marca o demás bienes que sean de alto costo, no porque no te los merezcas sino porque tu meta no debe ser llegar al estatus de otra persona, sea quien sea, tu objetivo es tu libertad financiera.

Es imperativo mentalizarse y cultivar el autocontrol a nivel de gastos monetarios para lograr la independencia financiera, y esto muchas veces se traduce en ignorar lo que adquieran los otros, solo tu mismo sabrás lo que puedes comprarte y si bien por el momento es un poco irreal endeudarse por ese tipo de lujos, no quiere decir que con un poco de control, planeación y constancia puedas llegar a comprar lo que te propongas.

EVITA ENDEUDARTE INNECESARIAMENTE

La libertad financiera y la deuda son totalmente incompatibles y es prioritario que te deshagas lo más rápido posible de cualquier tipo de deuda que tengas.

Esta etapa es más difícil para unos que para otros ya que hay personas que sencillamente viven endeudadas porque no se pueden controlar a sí mismas a la hora de salir de compras, así como también existen otros que asocian las deudas como una forma de vida normal. Ambos casos son terribles cuando queremos sacar más tiempo para nosotros mismos ya que implican gastos constantes que reducen nuestro capital, y, por ende, nuestras posibilidades económicas a corto y mediano plazo.

Entonces, evita endeudarte de manera innecesaria, estar pagando intereses durante meses o años de una tarjeta de crédito porque te antojaste de cambiar de carro no ayuda el propósito que te has marcado y solo aprieta considerablemente tus finanzas, por eso tienes que limitar el sacar préstamos que sólo sean negativos para tus planes, debes saber identificar lo que es una buena deuda y una mala deuda.

Aprende bien la diferencia entre buena deuda y mala deuda ya que la mayoría de nosotros estamos en situaciones económicas complicadas por no saber diferenciar estos dos simples conceptos.

Una mala deuda es aquella con un alto interés (como la de una tarjeta de crédito) que simplemente acaba con tus ingresos de forma lenta y pesada, mientras que una buena deuda es aquella que tiene una finalidad constructiva y productiva, como por ejemplo un préstamo para comprar una casa (lo que te ahorrará pagar arriendo o generar un ingreso pasivo) o invertir en tu educación (nunca será malo invertir en ti mismo), hasta existen tipos de préstamos para emprendimientos o para estudios que pueden llegar a ser a coste 0 si se logran ciertas especificaciones y metas del contrato en cuestión como la generación de resultados o cumplimiento de tiempos.

El punto es que nunca es bueno endeudarse si no se tiene una real necesidad de hacerlo, siempre que es posible debe ser imperativo evadir dicho gasto o, en el peor de los casos, minimizar la deuda sacándola con una muy baja de interés y a pocas cuotas (si se puede).

CONTROLA Y HAZ SEGUIMIENTO A TUS GASTOS

Así como hay gente que controla todo lo que come, así mismo debes comenzar a controlar lo que gastas diariamente. Empieza a ganar la costumbre de llevar tus cuentas (de forma física o digital, es decir, sea sobre papel o en una pantalla) en algún lugar y realiza no solo un seguimiento del dinero que inviertes en tus cosas personales cada día, sino también ponte a la tarea de analizar y, posteriormente, optimizar tus egresos para minimizar gradualmente tus salidas financieras.

Como todos, debes tener gastos fijos inamovibles como pueden ser las compras de alimentos, la mensualidad del colegio de tu hijo o el pago de tu seguridad social, pero también debes hacer una que otra compra que quizá pueda modificarse o una que otra mensualidad que sencillamente no valga suficientemente la pena conservar una vez lo reflexionas mejor (puede ser una suscripción a una revista que ya no te interese lo mismo o el pago de una aplicación que cambió mucho y ya no la uses).

Aunque no sea fácil y te cueste hacerlo, la clave está en frenar, reflexionar y omitir compras innecesarias en pro de un bienestar financiero a mediano o largo plazo, así que anota bien todos tus gastos y mira si puedes evitar uno que otro ítem dentro de esa larga lista si quieres acercarte más a tu tranquilidad financiera.

BUSCA INGRESOS PASIVOS

Si alguna vez te has pregunta cómo ganar dinero fácil, existen hoy en día opciones que pueden ser directamente influyentes, constructivas y positivas a la hora de lograr la independencia financiera, una de ellas hace alusión a los ingresos pasivos o también conocidos como ingresos residuales.

Antes que nada, se debe saber que por “ingresos pasivos” se comprenden todas aquellas entradas económicas que no necesiten control, trabajo o interacción recurrente, es decir, que se haga un primer esfuerzo fuerte y después, sobre el tiempo, de manera autónoma y casi automática, se generen ingresos.

Hoy en día hay varios ejemplos de figuras de negocios que brindan dinero cada cierto tiempo, de forma constante, rentable (en muchos casos y si se logra hacer bien, muy rentable)

Aquí tienes algunos ejemplos para que te hagas una idea de los negocios rentables, como algunos los suelen llamar:

  • Escribir un libro: No es para todos poder escribir un buen libro compartiendo algún conocimiento específico, un pensamiento o hasta una historia, pero si eres de esos pocos que disfruta escribiendo y se le da bien no dudes en monetizar ese talento, es cuestión de escribir algo, crear un libro y recibir dinero de las ventas de este sin necesidad de hacer ningún esfuerzo posterior.
  • Crear un blog personal: Funciona un poco como la opción anterior, pero aprovecha las capacidades de la tecnología que tenemos hoy en día, en especial, su alcance. Por medio de un blog personal o profesional se puede monetizar no sólo el tráfico de este usando publicidad, sino que también pueden venderse productos digitales previamente creados o hasta referir productos físicos de alguna importante empresa por lo cual te ganaras ingresos por comisión. Anímate y comparte con el mundo tu sabiduría o pensamientos, quizás sea la forma perfecta para que generes ingresos pasivos sobre el tiempo.
  • Alquilar un inmueble o propiedad: Esta alternativa no es nada nueva ni revolucionaria, pero precisamente es una de las más interesantes porque ha sabido mantenerse en el tiempo. Si tienes la capacidad de adquirir algún inmueble, sea una vivienda, lote o local, puedes intentar arrendarlo y este te generará, en principio, ganancias fijas a largo plazo (si tienes la suerte de que no haya daños y demás). Ciertamente es relativo el principio de no involucrarse de nuevo con este modelo de negocio, pero teóricamente es una inversión fuerte para adquirirlo y que se monetizara poco a poco y sin ningún esfuerzo si todo sale bien, finalmente lo interesante de este caso es que se trata de un ingreso muy estable en comparación al resto.

«A menudo nos olvidamos e infravaloramos lo que tenemos a nuestro alcance y pueden ser recursos que valgan oro…»

  • Aprovechar las plataformas existentes: Aprovechar los medios que tenemos a nuestro alcance es fundamental, especialmente el digital y pueden contar como trabajos online de cierta forma (algunos los denominan los negocios del futuro ya que explotan completamente las posibilidades que nos otorga el internet). Dicho esto hay varias propuestas de valor que pueden ser monetizadas hoy en día, a saber; puedes hacer un curso o tutorial sobre un tema del que sepas mucho (tal y como se ofrece en la propuesta anterior sobre el blog) y ponerlo en venta en alguna plataforma reconocida especializada en la comercialización de clases personalizadas, o también puedes crear contenido sobre algún tema que interese a un nicho en particular y compartirlo en plataformas de streaming como Youtube (generarás ingresos de varias formas, sea por visualizaciones, referencias, menciones o publicidad directa o indirecta de productos de terceros), también puedes crear un producto digital como una canción o una fotografía asociándola con alguna plataforma reconocida del medio y cobrar por comisión de venta, por último puedes también optar por crear y vender un e-book por medio de alguna marca que los ofrezca, algo que no requiera de mayor esfuerzo o inversión monetaria como un libro físico.
  • Intereses bancarios: Si cuentas con un capital importante siempre tendrás la opción de depositarlo en el banco de tu predilección y dejar que los intereses lo multipliquen lentamente. Claro está, la cantidad generada dependerá del porcentaje del interés sobre el monto total que se opte por dejar en la cuenta bancaria para dicho fin, así que efectivamente entre más alto, mejor.

Sea cual sea el método, medio o temática que elijas, los ingresos pasivos son sin duda opciones reales que valen la pena explorar sin miedo al fracaso, arriésgate y verás cómo puedes sorprenderte gratamente.

HAZ DINERO EXTRA

Suena lógico y hasta fácil, lo sabemos, pero no siempre es obvio o evidente que se debe tomar una acción para generar un cambio, y en este caso, debemos tomar la decisión de hacer más dinero, para ello podemos optar por alguna o algunas de las siguientes posibilidades para responder a la pregunta que solemos hacernos cada cierto tiempo:

¿Cómo ganar dinero extra?

  • Pedir un aumento: Tu trabajo y tiempo valen, y si sientes que mereces un aumento debes hacérselo saber a tu jefe, sea porque eres eficiente, estudiaste algo nuevo recientemente, por tu experiencia o porque eres bueno en lo que haces debes aumentar tus ingresos salariales fijos lo más que puedas, siempre que puedas.
  • Cambiar de trabajo: Si llegaste al límite salarial de donde te encuentras y sientes que en algún otro lugar pueden pagarte mejor no dudes en cambiar de empleo, en ocasiones nos arraigamos por costumbre o miedo a una empresa y dejamos de lado nuestros objetivos personales, en este caso, la libertad financiera.
  • Usa tus pasatiempos: No todos nos volvemos ricos gracias a nuestros hobbies o pasatiempos, pero sin duda el saber hacer algo bien y que nos guste mucho puede verse representado en un ingreso adicional que nunca cae mal, ya sea componer canciones, jugar videojuegos o pintar cuadros, por ejemplo.

«Aprende a vivir con menos y disfrutar de una vida minimalista y vende todo lo que no necesites»

  • Vender cosas personales: Si uno de tus objetivos es generar dinero rápido con un propósito especifico como pagar deudas o comprar algo rápidamente, siempre tendrás la posibilidad de usar las plataformas o medios actuales (como Amazon) para vender todo aquello que ya no uses o de lo que quieras deshacerte (algún regalo que no te gustó, muebles que te sobren al mudarte de casa o artículos que ya no uses son algunas de las opciones).
  • Trabajos por internet: No es extraño poder solicitar un servicio en línea, así que si cuentas con un conocimiento o facultad que pueda hacerse de forma remota y como independiente (o freelance) no dudes en navegar por las plataformas especializadas (Workana, Upwork, Guru, entre otros) para generar ingresos de más cada que logres encontrar un cliente que desee contratarte directa o indirectamente (claro, esto se consideraría trabajo de más pero es por un bien mayor a largo plazo).

Seguramente puedas encontrar más formas de aumentar el dinero que recibes mensualmente, todo depende de ti, lo importante es que comprendas que no es dinero para gastar sino para aumentar el margen de beneficio que está entre tus ingresos y gastos fijos, para así aumentar también tus ahorros y posibilidades de alcanzar tu estado financiero óptimo.

AHORRA PARTE DE TUS INGRESOS

Llegamos a la parte clave, lo más importante, el ahorro, ese concepto lógico que nos dice que debemos poner dinero de lado para un objetivo a largo plazo, esa iniciativa que es tan clara pero tan difícil de hacer si te encuentras lejos de una estabilidad financiera.

Ahorrar nos permite anticipar posibles gastos que se generen por culpa de situaciones inesperadas o fuera de nuestro control (como un accidente, por ejemplo), que en caso contrario nos obligarían a endeudarnos para poder solucionarlas.

Así, siempre que sea posible se debe separar un porcentaje (el más alto posible) de dinero que no afecte el balance entre ingresos y gastos, es decir, dinero que nos sobre. Este monto suele variar según las posibilidades de cada persona, pero nunca debería ser inferior del 10% del total de ingresos percibidos mensual o semanalmente (este último punto depende de cada persona).

Este dinero podrá también usarse a futuro para alguna inversión estratégica que resulte en algún ingreso pasivo o para responder a algún percance que ocurra, así que de ti depende hablar con tu banco para que te separen un porcentaje de tu salario cada mes, que transfieras dicha cantidad a una cuenta de ahorro, o también podrías poner los ahorros debajo de tu colchón, todo es aceptable siempre y cuando logres dejar dinero de lado a largo plazo.

ELIMINA TUS DEUDAS TAN RÁPIDO COMO PUEDAS

Sencillamente no podrás acercarte a tu seguridad y estabilidad financiera si no sales de todas tus deudas lo más rápidamente posible. Cada deuda que tengas representa un gasto periódico que no contribuye en lo absoluto al cumplimiento de tus metas, al contrario, impiden que puedas tener más dinero y tiempo para ti mismo.

Así, es urgente e imperativo saldar las cosas con el banco o prestamista al que le debas el capital correspondiente, para ello puedes aumentar el pago mensual que normalmente tienes destinado para dicho fin, vender cosas que te sobren para conseguir dinero extra (o alguno de los puntos que mencionamos anteriormente) y así abonar a capital, o simplemente volverlo una prioridad absoluta y minimizar otros gastos para poder salir lo más rápido posible de eso (no salir tanto en el mes o dejar de comprar cosas que no sean del todo necesarias).

¿Y si tengo varias deudas?

En caso de tener varias deudas, siempre apunta a deshacerte de la más cercana a desaparecer, desarrolla y fija un presupuesto para salir de ellas rápidamente y una vez logres saldar la que tenga el monto más bajo no disminuyas el presupuesto destinado para el pago de deudas, por el contrario, aprovecha y paga el resto de las deudas que tengas de forma más amena y certera.

Además, si te aplicas y vuelves el pago de tus saldos negativos pendientes una urgencia, podrás salir de ellos rápidamente y ver como poco a poco la tranquilidad vuelve a tus cuentas bancarias personales.

Por último, si sueles o necesitas generar nuevas deudas tales como el uso de una tarjeta de crédito para comprar algún producto que necesites, procuran hacer un esfuerzo y generar el menor número de cuotas de pago posible para ahorrar en intereses y salir de eso cuanto antes, nunca es bueno deberle a nadie, así que mejor minimizar el daño.

PONTE OBJETIVOS FINANCIEROS

Los objetivos que te plantees en un contexto financiero dependen de numerosas variables que debes tener previamente identificadas por medio de los métodos anteriores.

Cuando nos referimos a objetivos financieros hablamos de varios puntos, como, por ejemplo, llegar a decidir tomar acciones contra circunstancias venideras o prevenir posibles escenarios. Dicho esto, es posible identificar los siguientes puntos como opciones populares entre los conocedores de este tema:

  • Establecer un fondo de jubilación: Es probable que por medio de tu seguridad social o empresa ya estés optando por un programa pensado y diseñado para tu jubilación, pero de no ser el caso te recomendamos que desde ya comiences a proyectarte a largo plazo y veas alternativas para ahorrar o adherirte a planes pensados específicamente para dicho fin.
  • Crear un fondo de emergencia: Si bien lo mencionamos anteriormente, ahorrar es vital cuando se habla de prevenir catástrofes financieras, y si pensamos que todo puede pasar, así mismo deberíamos tener un fondo especialmente pensado y creado para emergencias, eventos totalmente inesperados, por lo que puedes separar dinero por medio de transferencias automáticas o poner de lado manualmente un monto fijo para dicho fin de forma constante y reiterada en el tiempo hasta que un acontecimiento de este tipo aparezca (así no se deseen, siempre hay que estar preparado para afrontar emergencias e imprevistos).

Dicho esto…

…es importante tener objetivos personales financieros, aquellas metas que te motiven, que te muevan, ya sea ahorrar para comprar un carro o pagarte una carrera universitaria, cualquier cosa es aceptable siempre y cuando se vuelva la fuente de tu motivación, energía y fuerza para lograr todo este proceso lento y radical como lo es el cambio del hábito.

Si tu objetivo es modificar tu forma de vida financiera para poder adquirir algo, genial, si lo que deseas es simplemente tener entradas de una cierta cantidad mensual, super, y si lo que sueñas es sencillamente dedicarte a algún pasatiempo mientras cuentas con ingresos que sostienen tus gastos, sensacional, toda meta es posible si se encuentra el camino adecuado, y dicho camino depende solo de nosotros mismos, la realización de tus sueños financieros depende, casi totalmente, de ti mismo.

A su vez, para determinar esos objetivos puedes cuestionarte tus necesidades y factores que dependan directamente de ti como,

Por ejemplo:

  • ¿Tienes deudas que pagar? ¿Cuántas?
  • ¿Cuánto dinero necesitas para lograr lo que quieres?
  • ¿Dónde quieres estar en X cantidad de años?
  • ¿Cómo puedes mejorar tus entradas económicas si así lo quisieras?
  • ¿Tienes familiares o personas que dependan económicamente de ti?
  • ¿Tienes algún plan B en caso de perder tu empleo actual?
  • ¿Tus metas son posibles y realistas?

Sigue este modelo de preguntas, invéntate nuevas que concuerden mejor con tu perfil, define los objetivos que te mueven y crea una estrategia concreta, real y certera para llegar a tu sueño.

OPTIMIZA TUS CUENTAS

Una vez tienes controlados tus gastos, debes optimizarlos lo más que puedas. ¿Cómo puedes lograr eso? Sencillo, es solo cuestión de preguntarte si realmente haces o adquieres algo porque lo necesitas o porque lo quieres, y si lo quieres es porque te apasiona o simplemente porque es un antojo. Debes reevaluar tus opciones siempre que sea posible y perfeccionar tu estilo de vida para que vaya de la mano, lo mejor posible, con tu aspiración financiera a largo plazo.

También, pregúntate si se pueden optimizar tus cuentas de diferentes formas, plantéate preguntas de tipo: ¿es necesario tener Netflix y Prime Video contratados al mismo tiempo?, ¿no es posible hacer ejercicio en el parque en lugar de gastar dinero en la mensualidad del gimnasio?, ¿puedes desplazarte en bicicleta o a pie a lugares cercanos en lugar de usar el carro?, ¿te sigue gustando aquella revista o periódico del que sigues suscrito desde hace años?, cuestionarte los gastos que previamente has identificado te servirá para reflexionar y tomar la decisión de continuarlos o, en el mejor de los casos, cancelarlos para aumentar así las posibilidades de ahorrar o pagar deudas.

INVIERTE EN TI MISMO

Este es uno de nuestros favoritos porque depende y te beneficia a ti mismo. Cualquier gasto que pueda mejorar tu posición, físico, capacidades o intelecto es una inversión completamente justificada e importante. Claro, esto es relativo y depende en gran medida de lo que para ti es importante, puede que para las personas aprender a tocar guitarra sea interesante pero no entre dentro de las características a mejorar o habilidades a obtener para justificar un gasto, pero para ti puede significar una realización de un sueño, la culminación de una fantasía o llegar a una meta que te genere tranquilidad y confianza, características fundamentales como individuo de la sociedad.

Aprende, aprende y aprende…

Con respecto al aspecto financiero, aprende, nunca dejes de hacerlo, inscríbete en algún curso que te brinde herramientas para crear un ingreso pasivo o a controlar mejor tus finanzas, invierte en tus relaciones sociales para estar rodeado de gente que comprenda del tema y puedas aprender de su estilo de vida enfocado en la libertad financiera, mira ejemplos, videos e historias que logren despertar en ti la rigurosidad y constancia que se necesitan para adherirte y acostumbrarte a un modo de vida menos consumista y derrochador.

Ten en cuenta que en muchas ocasiones no necesitarás dinero para aumentar el conocimiento, sea sobre este tema o sobre cualquier otro, hoy en día podemos encontrar cursos, testimonios o guías gratuitas en la red que nos facilitan enormemente el acceso a la información de fuentes confiables, así que no tienes excusas para aprender y, sobre todo, invertir en ti.

CREA UN BUEN CÍRCULO PROFESIONAL Y SOCIAL

Lo sociedad te ayuda a definirte e influenciarte, así como también te brinda herramientas, lazos y conocimientos directo o indirecto sobre temas de interés, temas como el de educación financiera, por ejemplo.

Procura, dentro de lo posible, tener como referente a alguien que tenga en mente el tipo de vida asociada a la independencia financiera, que te transmita las ganas de superarte en ese sentido y despierte la curiosidad de querer aprender por tu cuenta. Tener amistades profesionales o cercanas que comprendan tus metas y no busquen hacerte sentir mal, cuestionarte o influenciarte de forma negativa sobre lo que has decidido, debes rodearte de personas que apoyen y sumen a tu propósito de cualquier forma posible, o que por lo menos no sean un obstáculo para la culminación del mismo.

TEN PACIENCIA Y SÉ CONSTANTE

Créenos, la independencia financiera no es tarea fácil ni instantánea, requiere tiempo, constancia y mucha paciencia, cualidades complejas y raras en este mundo hoy en día, pero sin duda alguna vale la pena el esfuerzo.

¿Cómo sería aprovechar el tiempo que pasas trabajando en otra cosa?, ¿perder esa sensación de no tener suficiente dinero para llegar a final de mes?, ¿o qué tal la sensación de quererlo todo, pero no poder comprar nada? Si quieres llegar a ese estado donde todo es posible y tienes tiempo de sobra para hacer lo que realmente te gusta, se paciente, aprovecha las oportunidades de negocio y no dejes de seguir todos los métodos anteriores para lograr, tarde que temprano, la estabilidad e independencia financiera.

Y si has leído hasta aquí, ya dice mucho de ti y veo que realmente podrías lograr la libertad financiera que tanto deseas si eres constante, perseverante y disciplinado!

Una vez te hayas apropiado de estos 15 métodos para lograr la libertad financiera en el 2020 te darás cuenta de que no son tan difíciles como parecen, es solo cuestión de cambiar la forma de manejar la economía personal. Partir de un análisis profundo de uno mismo y de la situación actual, hablar con la pareja o personas cercanas para comprender mejor lo que se quiere en conjunto.

Comprender el verdadero concepto de riqueza y aceptar que se busca el tiempo por encima del dinero en exceso, ignorar el estatus de otras personas porque sencillamente no debería importarte en lo que gastan o no las personas su dinero. Evitar las deudas si no son necesarias porque no valen la pena.

Controlar y hacer seguimiento a cada uno de tus gastos diarios, buscar ingresos pasivos de la forma en que se quiera y pueda. Ahorrar parte de tus ingresos para emergencias o futuras inversiones, eliminar tus deudas tan rápido como puedas porque nunca son positivas.

Fijar objetivos financieros reales y alcanzables. Optimizar tus cuentas de forma que llegues a tus sueños más rápido, invertir en ti mismo porque no hay mejor decisión. Crear y mantener un buen círculo social y profesional que apoye, nutra y respalde tu voluntad de alcanzar tu meta, y, finalmente contar con mucha paciencia y constancia para alcanzar la tan anhelada libertad financiera.

A %d blogueros les gusta esto: