Saltar al contenido

Euro digital ¿una nueva moneda virtual?

El hecho de que el Banco Central Europeo se esté planteando la creación de una moneda virtual, el euro digital, es un hecho bastante revelador del papel que están jugando actualmente las criptomonedas en nuestra sociedad. 

También te puede interesar: Las mejores criptomonedas para invertir en el 2021

Si podemos sacar algo positivo de esta pandemia es la fortaleza que han demostrado las monedas virtuales, algo muy lógico si tenemos en cuenta que son descentralizadas, esto es, no dependen de ningún gobierno, banco o institución financiera. 

Por este motivo, las consecuencias que la pandemia están provocando en las economías de los países no les influye directamente.

Es como si las criptomonedas “vivieran” una realidad aparte de la que “vive” el dinero fíat. 

Mientras nuestra economía se hunde debido principalmente a la paralización de la actividad comercial, del sector servicio y del turismo, estos dos últimos pilares básicos sobre los que se sustenta nuestra riqueza, y todo lo que esto trae aparejado: aumento del desempleo, incertidumbre en los mercados, aumento de la deuda, disminución del consumo y un largo etcétera, el universo de las criptomonedas se convierte en el refugio de muchos para salvar su dinero y para conseguir beneficios.

Si a esto le sumamos el hecho de que el dinero en efectivo se usa cada vez menos, hecho que a raíz del coronavirus es más evidente debido a la digitalización de los negocios y al aumento de los pedidos y las compras por Intenet, podemos entender por qué el Banco Central Europeo justo ahora apueste por un euro digital. 

Tanto el Fondo Monetario Internacional (FMI) como los Bancos Centrales se están dando cuenta de que cada vez más gente no se fía de los bancos o están descontentos por sus limitaciones o por sus comisiones y están dejando de operar con ellos. 

Esto sumado a las diferentes formas de pago digital que existen y que cada vez más personas utilizan, como es el caso de las pasarelas de pago como PayPal o Bizum y a la multitud de criptomonedas que permiten transacciones anónimas y por tanto no rasteables, están comiéndole el terreno al dinero efectivo y esto puede tener graves consecuencias para los Bancos Centrales. 

Pero ¿sabes realmente qué es el euro digital, qué ventajas tendrá su implantación, qué consecuencias tendrá su puesta en marcha, si en un futuro el euro digital podría sustituir al dinero en efectivo, cuándo y cómo se llevará a cabo su introducción en los países miembros, qué implicará con respecto a las otras criptomonedas y cómo afectará a los bancos comerciales?

Si quieres conocer la respuesta a todas estas cuestiones e informarte bien de todo lo relacionado con el euro digital, no dejes de leer este artículo porque intentaré aclararte las dudas que puedas tener. 

¿Qué es el euro digital?

Aunque para nosotros no existe diferencia cuando pagamos en efectivo y cuando lo hacemos con tarjeta, a nivel monetario sí la hay.

El dinero en efectivo es el que emite el Banco Central mientras que el dinero electrónico es dinero ofertado por los bancos comerciales. 

euro digital 1

Pues bien, el euro digital no será una nueva moneda, ni dinero bancario ni tampoco una criptomoneda. 

El euro digital va a ser una versión electrónica de las monedas y billetes de euro que utilizamos actualmente, y de la misma manera, será emitido por el BCE, estará respaldado por todos los estados miembros de la Unión Europea y serán los Bancos Centrales quienes protejan y regulen su funcionamiento.

Para poder pagar con euros digitales necesitarás tener una cuenta en un Banco Central con dinero depositado, el euro digital no se podrá pasar a dinero fíat y sólo valdrá para realizar pagos digitales. 

De lo que se trata es de ofrecer a las personas una alternativa virtual al dinero físico, de manera que tengan dos formas de realizar pagos. La idea es que el euro digital no sustituya al dinero físico, sino que lo complemente.

Sin embargo, cada euro digital que se emita supondrá un euro físico menos porque se retirará. 

Entonces, si no me salen mal las cuentas, llegará un momento en que el euro digital “se comerá” al euro físico, ¿no?

La realidad es que el BCE necesita hacer frente al auge cada vez mayor de las criptomonedas y una de las maneras de hacerlo es a través del euro digital. 

El hecho de que Facebook “ataque” con la creación de su propia criptomoneda, Libra, al que le han tenido que parar los pies alegando que no reúne las condiciones que el BCE considera que deben cumplirse, junto con las consecuencias de la pandemia han sido los golpes definitivos para que el Banco Central Europeo reaccione y se ponga ya manos a la obra con el euro digital.

Cabe destacar que mientras que el Bitcoin es una moneda sin fronteras, válida en todo el mundo, el euro digital sólo se podrá utilizar en la Eurozona, de la misma manera que ocurre con el euro físico. 

Lo que pretende el Banco Central Europeo con el euro digital es que tanto los ciudadanos como las empresas de la zona euro puedan hacer pagos de cualquier cuantía mucho más rápido, más fácil y de forma más segura.

El BCE justifica la creación del euro digital por la necesidad de no quedarse fuera de esta era digital, por tener más recursos si algún día descendiera la circulación de dinero efectivo y dejara de emitirse porque resultara demasiado caro su impresión y su distribución y para hacer frente a situaciones como la que estamos viviendo con la pandemia. 

Lo que ocurre en definitiva es que el Banco Central Europeo le “está viendo las orejas al lobo”, porque si se diera el caso de que una grandísima parte de la población europea dejara de operar con dinero efectivo y lo hiciera con criptomonedas, por ejemplo el Bitcoin, éste podría llegar a tener más influencia monetaria que un Banco Central. 

Y como no quieren quedarse fuera y perder el poder y el control que tienen sobre el dinero, surgen las CBDC, Monedas Digitales de Banco Central o Central Bank Digital Currency , es decir, el euro digital.

¿Qué es una CBDC?

Una CBDC es una forma de dinero fíat digital emitido por el Banco Central de un país y con valor de curso legal en él. Sería la representación digital de la moneda oficial de un país.

Un CBDC es un activo digital parecido a las criptomonedas salvo por el hecho de que en el primer caso estaría emitida por un agente regulador y sujeta a unas leyes, mientras que las criptomonedas no están sujetas a ningún control por parte de entidad, institución o gobierno alguno.

Surgen con la intención de plantarle cara a las criptomonedas y darle respuesta a las necesidades que está demandando la población, para de esta forma, no perder el poder económico y financiero que los Bancos Centrales siempre han tenido y que ahora están viendo peligrar. 

Aunque “de cara a la galería” expongan otras razones, claro.

¿Cuáles son sus objetivos?

Los objetivos de un CBDC son varios, pero yo voy a destacar 3: 

  1. Bajar las comisiones como consecuencia de la competencia que habría al introducir otro sistema de pago lo que a su vez aumentaría su accesibilidad a más personas.
  1. Disminuir la intervención del Estado para salvar una quiebra bancaria por temor a que la economía se hunda. 
  1. Crear nuevas estructuras económicas y financieras que creen nuevas interacciones tanto a nivel nacional como intenacional y que atraigan a su vez más inversión. 

Sin embargo, lo que muchos creen es que su verdadero objetivo es rastrear el curso del dinero desde el principio hasta el fin, obteniendo muchísima información personal  que nadie sabe cómo la gestionarán.

Como el control de la moneda estará en manos del banco, cualquier transacción será de su conocimiento y tendrá toda la información sobre quién la ha hecho, a quién va dirigida, la cantidad y desde dónde se ha realizado. 

Justo todo lo contrario de lo que representa el Bitcoin: dinero descentralizado, que no lo controla ni lo acapara nadie, pertenece a toda la comunidad, que mantiene la privacidad de sus usuarios, que su alcance es global y sin que existan intereses que beneficien a los mismos de siempre.  

¿Qué ventajas tendrá el euro digital?

euro digital 2
  • Simplificará los pagos digitales.

El Banco Central Europeo tiene la intención de que el euro digital sea fácil de entender, de usar y de traspasar de manera que, se utilice la tecnología que se utilice, cualquier persona pueda utilizarlo en su vida cotidiana. 

  • Aumentará la privacidad de los pagos digitales.

Según palabras del BCE el euro digital garantizará la privacidad de los pagos digitales gracias a la participación del Banco Central que no utilizará los datos del los usuarios al ser una isntitución sin intereses comerciales, eso dicen.

  • Asegurará la estabilidad financiera de la Eurozona.

Si el BCE lanza un euro digital muy sencillo para que todas las personas puedan usarlo, tengan la edad que tengan y posean los conocimientos o no en tecnología, y además le dan el carácter de seguridad al estar respaldado por ellos, ¿qué conclusión podemos sacar? : pues que la gente dejará de utilizar otras medidas de pago como las criptomonedas, asegurando así la primacía del euro. 

  • Mantendrá la primacía del euro.

Debido a la cada vez más creciente digitalización de los pagos y los nuevos métodos de pago como las criptomonedas, los pagos en efectivo están perdiendo peso en nuestra sociedad.

El efectivo es el dinero en sí y está creado por el BCE y los Bancos Centrales. Si en un futuro el dinero en efectivo dejara de circular, con el euro digital se garantizaría que el euro siguiera siendo la moneda más utilizada, aunque en este caso fuera de manera digital. 

De esta forma, mantendrían también el control del dinero para que no termine en manos de empresas de pago digital que pudieran quitarles ese poder.

¿Cuándo y cómo se implantará el euro digital?

El Banco Central Europeo a primeros de Octubre de este año 2020 ha publicado un informe en donde expone todo lo concerniente al euro digital después de haber evaluado con todos los organismos competentes lo positivo y lo negativo de esta medida.

Y desde el 12 de Octubre ha puesto en marcha una consulta popular para conocer la opinión de la ciudadanía acerca de la implantación del euro digital y poder evaluar si se lleva a cabo o no. 

De ser bien acogida la propuesta por parte de los ciudadanos que conforman la Unión Europea, el BCE tiene pensado para mediados del próximo año 2021 decidir si finalmente lanza el euro digital y cuándo realmente lo haría, que ésto supondría un proceso de desarrollo para que sea posible emitirlo y usarlo de forma segura, accesible y eficaz.  

¿Qué implicará el euro digital con respecto a las criptomonedas?

Si finalmente el proyecto de lanzar el euro digital saliera adelante, como así parece que va a suceder, el Banco Central Europeo se convertirá en la única entidad que podrá emitir moneda en toda la Unión Europea. 

Esto significará que todas aquellas empresas que quieran emitir criptomonedas o cualquier otra moneda virtual en el entorno europeo no tendrán permiso para hacerlo.

Y las que ya están operando en Europa, si quieren seguir haciéndolo, tendrán que cumplir con unas obligaciones.

¿Qué obligaciones tendrán que cumplir el resto de monedas virtuales?

  • Mantener una equivalencia con el euro.

La unidad de cualquier moneda virtual tiene que valer 1€. 

  • Tener sus activos de reserva en euros.

Los fondos propios que las empresas de monedas virtuales reserven para hacer frente a futuros imprevistos tendrán que estar en euros. 

  • Depositar dichos activos en en alguna institución aprobada por la Unión Europea. 

Estos activos además deberán estar depositados en alguna de las instituciones que la Unión Europea dicte. 

¿Qué papel jugarán los bancos comerciales con el euro digital?

Si el Banco Central Europeo pretende que el euro digital actúe de parecida forma que el Bitcoin, que no utiliza intermediarios, el papel de los Bancos comerciales corre peligro. 

Si a la mala fama que ya tienen y al descontento que generan en buena parte de la población le sumamos que para que el euro digital sea eficaz y accesible le sobrarían intermediarios, las entidades bancarias perderían buena parte de su valor como bancos. 

Otro de los instrumentos financieros que se podrían ver afectados con la implantación del euro digital serían las tarjetas de crédito y débito.

Si en un futuro el euro digita, al igual que las criptomonedas se guardara en monederos o wallet, el uso de las tarjetas tendería a decaer. 

Por este motivo, y para no quedarse fuera, en España por ejemplo son varios los bancos comerciales que están implicados en la creación del euro digital: CaixaBank, BBVA, Banco Santander, Sabadell y  Bankia.

La compañía Iberpay es la encargada de centralizar este proyecto y sería la que emitiera los tokens a los bancos en el caso de que el BCE decidiera crear una versión tokenizada del euro, que podría estar basada en tecnología blockchain o en cualquier otra tecnología de registro distribuido (DLT).

Para finalizar…

La aparición del euro digital se ha acelerado con motivo de las restricciones a las que hemos estado sometidos para poder hacer frente y doblegar a esa tan nombrada curva del coronavirus.

Pero como digo, se ha acelerado, porque el hecho de crear un euro digital era algo que ya desde el Banco Central Europeo se estaba estudiando para hacer frente al desafío financiero que cada vez más están suponiendo las criptomonedas. 

El confinamiento ha aumentado la digitalización prácticamente de toda la sociedad, del trabajo, del consumo, de las relaciones sociales y familiares,… todo se está haciendo a través de Internet.

Y en el entorno de Internet todo se compra y se vende digitalmente a través de transferencias, ya sean bancarias a cuentas directamente o en línea con tarjeta, a través de pasarelas de pago o cada vez más, con criptomonedas. 

En este contexto el dinero en efectivo no tiene cabida. 

Cuando la gente se acostumbra a comprar y pagar por Internet porque es más barato en muchos casos, es sencillo, es cómodo porque lo haces desde cualquier sitio y a cualquier hora sin tener que correr porque te cierran, no tienes ningún tipo de problema con los pagos y evitas el miedo a poder perder el dinero o a que te roben, ya no dejas de hacerlo. 

Y si a todos estos beneficios que las criptomonedas también ofrecen porque ya se puede pagar con ellas, le sumas que además se están convirtiendo en valor refugio para invertir tu dinero y obtener ganancias ya sea acumulando u operando con ellas, te puedes hacer una idea del panorama que se le está viniendo encima al Banco Central Europeo. 

Y esto es precisamente lo que ha hecho que el BCE diga: vamos a por el euro digital ahora porque como lleguemos tarde la hemos liado. Bueno, no sé si esas han sido sus palabras exactas, pero seguro que no voy mal encaminado. 

A %d blogueros les gusta esto: