Saltar al contenido

VIDEO: ¿Como Dejar de Ser Pobre?

Ten un mentalidad de exito para dejar de ser pobre

Dejar de ser pobre es posible pero si cambias tu forma de pensar y sentir.

Contenidos ocultar
2 Transcripción del Audio, ¿Como dejar de ser Pobre?

Excelente audio para seguir con tu crecimiento personal y aún más en los tiempos que corren.

Escucha cuales son los primeros pasos a dar por el gran orador y conferencista Juan Carlos Atoche.



Transcripción del Audio, ¿Como dejar de ser Pobre?


La educación nos va a llevar hacia adelante, la educación nos va a sacar de aquí, la educación va a hacer que progresemos aún más. La educación va a acelerar nuestro ritmo de crecimiento. La fórmula siempre ha sido esa, educación, educación y educación. No cualquier educación, educación financiera, educación para el éxito. Hay que programarnos para el éxito, hay que programarnos para triunfar y eso es lo que necesitamos.

“Siempre podemos ganar más, siempre podemos tener más porque siempre nosotros podemos ser más. Nuestros resultados son únicamente un reflejo, un reflejo de nuestro liderazgo.”

Jim Rohn

¿Quiere ganar más usted? Tiene que prepararse más, usted tiene que crecer más.

 Y por eso hemos dicho que la pobreza es esencialmente desnutrición mental. Eso es la pobreza. Pobreza es desnutrición mental. La pobreza es un estado mental, la riqueza también.

Conversaba ayer con Ana María y me decía: “La pobreza es una frecuencia, una vibración.” No hay nada más cierto, la pobreza es eso. La abundancia es una vibración, es una frecuencia, la pobreza también. La pobreza es una manera de pensar, es una manera de ver el mundo. Es una óptica, es una perspectiva.

La pobreza es la ausencia de sueños. La pobreza es la ausencia de ambiciones. A la gente le falta eso, ambicionar. Nos han enseñado que ser ambiciosos es malo. Oiga, no hay nada mejor que ser ambicioso, lo mejor que le puede pasar a usted es ser un ambicioso, ambición sana. Avanzar sin pisotear a nadie, avanzar sin hacerle daño a nadie. Lo mejor que le puede pasar a alguien es ser ambicioso.

Se apagan las ambiciones y ahí tenemos conformismo. A la gente le falta ambición, le falta ambición, hambre de éxito, sed de éxito. La pobreza es hija del conformismo total. La pobreza es hija del conformismo total, le guste o no, es hija de la mediocridad. La pobreza es hija de la mediocridad.

Fíjese, cuando el conformismo y la mediocridad hacen un dúo, lo único que sucede con usted es que usted va derechito a la pobreza y derechito a la enfermedad. Pero la pobreza es también la combinación de ignorancia y pereza. Ignorancia más pereza, hacen pobreza.

Fíjese el parecido que hay entre la palabra: “Pereza” y la palabra: “Pobreza.” Ignorancia más pereza es igual a pobreza. Decía el rey Salomón en los proverbios: “No ames el sueño para que no te empobrezcas. Abre tus ojos y se saciarás de pan.” Lo dicen los proverbios. Lea usted la biblia, lea los proverbios.

Fíjese, la biblia no es un libro de negocios, no es un libro empresarial pero tiene extraordinarias lecciones de vida, magistrales lecciones de vida aplicable para el mundo de los negocios, aplicable para el liderazgo. Para mí las mejores lecciones vienen de ahí.

Lo dice el rey Salomón en los proverbios: “No ames el sueño para que no te empobrezcas. Abre tus ojos y se saciarás de pan.” Es decir, despierta.

¿Qué quiere decir esto?

No duermas mucho, despierta. Lo que mucha gente necesita para salir de la pobreza es eso, es despertar, es sacudirse mentalmente. Es quitarse estas taras mentales que nos han implantado desde pequeños. Sacudirnos. Despertar.

Alguien decía:

“Cuando sueñas, miras afuera. Cuando despiertas, miras hacia adentro.”

Anónimo

Lo que hay que hacer es eso, es mirarnos a nosotros mismos. Es reconocernos, es ser conscientes de que necesitamos un cambio. Un cambio total, categórico, un cambio absoluto. Cambio radical.

Más adelante, ahí en los proverbios dice también un pasaje que es extraordinario. Dice: “Un poco de sueño cabeceando otro poco, poniendo mano sobre mano otro poco para dormir, así vendrá como caminante tu necesidad y tu pobreza como un hombre armado.” Mediten ese pasaje, escuchen ese pasaje. Léalo una, dos, tres. Léalo las veces que sean necesarias hasta que lo entienda.

Mire lo que dice ese pasaje, voy a repetir lo que dice este pasaje. Este pasaje dice: “Un poco de sueño cabeceando otro poco, poniendo mano sobre mano otro poco para dormir, así vendrá como caminante tu necesidad y tu pobreza como un hombre armado.” Es decir, duerme mucho y vas a tener necesidad. Duerme mucho y vas a tener pobreza. La gente duerme ocho, nueve, 10 horas pero la gente duerme aun despierta. La gente duerme mientras ve novelas, la gente duerme mientras ve televisión basura. Esa televisión no edifica, la gente desperdicia tiempo. Lo más valioso que tiene la gente es el tiempo, lo desperdicia.

Tiempo desperdiciado es pobreza. Tiempo malgastado es pobreza. Los que no despiertan, empobrecen. Usted no despierta cuando vive desperdiciando lo más valioso, es decir su tiempo. La gente se idiotiza y se empobrece mentalmente, espiritualmente e incluso, e incluso escucha esto, se empobrece de bolsillo cuando ve novelas, cuando escucha todo el tiempo noticias.

Fíjese en las noticias además, el 90 % de lo que se informa es malo, es negativo. Son desgracias, accidentes, violaciones, maltratos. Es decir, denuncias, corrupciones, todo es negativo, todo es malo. La pobreza es también un hábito. No es casualidad que la gente que menos tiene curiosamente, curiosamente es la gente que más se enferma. Fíjese, la gente que menos tiene curiosamente es la gente que más se enferma.

La pobreza es un hábito, es una manera de pensar. Es un hábito, es una manera de comportarse. Fíjese en los hábitos de la gente pobre. La gente pobre suele ver noticias, suele ver la televisión basura, la televisión chatarra en general pero además hay un problema con su alimentación incluso que le lleva a enfermarse.

Los pobres tienen el hábito de estar ¿Qué cosa? Constantemente pensando en la diversión.

Por eso, les decía la vez pasa, le decía la vez pasada al gran Johnny mientras conversábamos, le decía: “Mientras el pobre se entretiene, el que más tiene se entrena.” Mientras el pobre se entretiene el que más tiene se entrena, se educa. Es decir, mientras más pequeño sea tu televisor, es casi seguro, es casi seguro que más grande será tu biblioteca. ¿Te lo voy a repetir, eh? Mientras más pequeño sea tu televisor, es casi seguro que más grande será tu biblioteca.

Hoy en día encontramos hogares en los que la gente se jacta tener tremendo televisor y el libro lo tiene botado en la esquina. Hay hogares en los que nunca, nunca han conocido un libro de finanzas personales, nunca han conocido un libro de ayuda, de autoayuda, de liderazgo, de motivación. Nunca tienen siquiera una biblia. Esa es la verdad, mientras el pobre se entretiene el que más tiene se entrena, se educa, se forma, se informa. Todas las cosas combinadas.

Y ese riesgo siempre existe, el riesgo de mientras más pequeño, mientras más pequeña sea tu biblioteca más grande será tu televisor. Lo ideal es que sea a la inversa. Mientras más pequeño, que tu televisor sea más pequeño para que tu biblioteca sea más grande. Menos televisión, más libros. Menos diversión, más entrenamiento. Menos entretenimiento, más formación, más educación, más entrenamiento.

La pobreza dice: “No hay plata.” El progreso dice: “Hay trabajo.” Fíjese en eso. La pobreza dice: “No hay plata.” El progreso dice: “Hay trabajo.”

Carlos Slim

Decía Carlos Slim, el mexicano, uno de los hombres más ricos del mundo. Ya volvió nuevamente a estar en el puesto número uno ¿No? Le ha ganado nuevamente a Bill Gates, así es en unas semanas creo que se anunció esto que Carlos Slim había vuelto a recuperar el primer puesto ¿No? En la lista que publica Forbes de los hombres más ricos del mundo. Decía: “Cualquier tiempo es bueno para la persona que sabe trabajar.” Eso lo decía el hombre más rico del mundo.

Cualquier tiempo, cualquier época es buena para el hombre que sabe trabajar. La persona que sabe trabajar no conoce pobreza. La persona que sabe trabajar, no experimenta la falta de dinero. No experimenta la falta de riqueza.

Y luego Carlos Slim decía: “Hay dinero, todo el tiempo hay dinero para quien sabe trabajar.”

Carlos Slim

Eso lo dice quien más tiene. Hay dinero, todo el tiempo hay dinero para la persona que sabe trabajar, por eso les digo, la pobreza dice: “No hay plata.” El progreso dice: “Un momentico, hay trabajo”.

Puede que no haya empleo, puede que no haya empleo, puede usted no encuentre a alguien que lo contrate, puede que usted no encuentre chamba en una empresa como empleado trabajando para otro, pero trabajo hay. Mientras haya ideas, habrá trabajo. Mientras haya necesidades, habrá trabajo. Y ahí donde hay ideas. Ahí donde hay necesidades, hay riquezas, hay progreso, hay bienestar, hay abundancia, hay prosperidad.

La vez pasada, yo recuerdo no fue, ¿Dónde fue? San Juan. La vez pasada en San Juan, les decía ¿No? Al grupo que está comandando ahora Gustavo, les decía que en todo el mundo, si usted observa en todo el mundo hay dinero, dinero en grande, dinero moviéndose de un lado a otro. Hay dinero que cambia de bolsillo.

El dinero simplemente cambia de bolsillo, cambia de cuenta bancaria. El dinero va y viene, dinero circula, es como la sangre, tiene que circular. Está en movimiento, está multiplicándose. El dinero no conoce de feriados, el dinero no conoce de domingos. El dinero no conoce de descansos, es más, le encanta multiplicarse.

Si está ocioso, está disminuyendo y por eso la vez pasada le repetí a este grupo que en todo el mundo hay dinero, dinero en grande. El universo, les decía, es un gran banco. Como lo dice el autor de la ciencia de hacerse rico. Decía:

“El universo es un gran banco, un infinito almacén de riquezas.” Hay dinero, pero no hay gente dispuesta a ganarlo.

Napoleon Hill

Fíjese, esa es la diferencia. Hay dinero, pero no hay gente dispuesta a ganarlo. Yo siempre repito lo que decía Luis Banquero Rossi. Luis Banquero Rossi decía: “En el Perú la plata está botada, si sólo me dejaran recogerla” decía. “Déjenme recogerla” decía. Y le preguntaban: “¿Pero cómo la recoge señor Banquero?” “Déjenme hacer negocios.” La manera de recoger la plata es haciendo negocios.

Banquero decía: “Me pueden quitar todas las propiedades, pueden confiscarme, confiscar mis propiedades, congelar mis cuentas pero no me quiten mi capacidad para crear.

Luis Banquero Rossi

Eso es lo que me gusta, crear. Y con esta mente lo vuelvo hacer todo.”

Henry Ford

¿Han escuchado ustedes la historia de Henry Ford?

Es una de las pocas entrevista que concedió don Henry Ford, uno de los un periodista ¿No? Le pregunta, le dice: “Señor Henry Ford…” Le hizo tres preguntas ¿No? Le hizo tres preguntas, una de las preguntas es:

“Señor Henry Ford, ¿Cuál ha sido el mejor día de su vida?”

Y Henry Ford dice: “Uno de los mejores día de mi vida ha sido cuando me despidieron en la empresa en la que trabajaba porque no creían en mi idea del motor V8. No creían en mi idea”.

Y otra de las preguntas que le hacían es:

“¿Y qué haría señor Henry Ford, si lo pierde todo?

Imagínese que usted queda en la ruina, en banca rota. Por equis razón usted lo pierde todo, todito, todito. Se queda sin nada. ¿Qué haría señor Henry Ford?” Y Henry Ford mira al periodista y le dice: “Lo vuelvo hacer todo porque ya sé cómo se hace el dinero.” ¿Ven esa respuesta? “Lo vuelvo hacer todo porque ya sé cómo se hace el dinero”.

El dinero no es lo importante, lo importante es lo que hay en la mente. El dinero usted lo pierde, lo hace, lo gana, lo vuelve a ganar, pero lo que hay en la mente eso es realmente lo que produce ganancias, eso es lo que realmente produce liderazgo. La mentalidad ganadora, la mentalidad de liderazgo, la mentalidad para el éxito, la mentalidad millonario.

Eso es, todo está en la mente. La mente lo es todo. No somos un cuerpo con una mente, somos una mente con un cuerpo. Una mente con un cuerpo. Usted debería repetirlo eso, debería memorizarlo. Somos una mente con un cuerpo. Si está en la mente, si estará en la mente estará en su bolsillo. Si está en la mente, está en su cuenta bancaria. Si existe en la mente, podrá existir en el mundo físico. Tiene que estar en la mente.

Si pasa por tu mente, pasará por tus manos. Si pasa por tu mente, pasará por tus manos. Una cosa brillante, la mente es excepcional. Conozcan la mente, encárguense de conocer la mente. Entiendan cómo funciona en la mente y usted se va a sorprender, se va asombrar.

Ayer conversaba con un amigo que ha regresado de Estados Unidos, hizo una maestría y este amigo me decía una cosa que en parte ya sabía, pero que confirma, confirma algo que usted sabe también. Y obviamente una cosa es saberlo y otra cosa es experimentarlo, haberlo vivido.

Este amigo que viene de hacer una maestría y una importante universidad Norteamérica, ha estado además haciendo un programa en Harvard, decía que allá afuera hay grandes capitales en busca de ideas, así me lo decía.

“Hay grandes capitales en busca de ideas” y yo le decía: “Pero y ¿Capitales de cuánto más o menos?”

Me decía: “100 millones, 200 millones, 300 millones en busca de proyectos. Hay dinero” me decía, “Hoy más que nunca hay dinero en busca de buenas ideas. Dinero en busca de buenas ideas. Fondos que están a la caza de proyectos, a la caza de ideas. Ideas potenciales, ideas que sean innovadoras, ideas que rompan paradigmas, ideas que se conviertan simplemente en negocios fenomenales. Hay dinero, hoy más que nunca hay dinero buscando ideas, dinero buscando proyectos”.

Pero me decía: “Ideas fuera de serie, lo que buscan. Ideas novedosas, ingeniosas, ideas convertida en planes.”

¿Qué sucede con la mayoría de personas?

La mayoría de persona dice: “Tengo una idea, pero no convierte esa idea en planes.” Al hombre de negocios, al inversionista ¿Qué le interesa? Saber si va a retornar su capital ¿Y cómo conoce eso? Eso lo conoce entre otras cosas, a través de un plan. Plan. Convierta su idea en un plan.

¿Qué es lo que decía Napoleón Hill en su libro: “Piensa y hágase rico”?

Decía:

“Hagan planes.”. Conviertan sus ideas generales en planes detallados, planes minuciosamente detallados”.

Napoleón Hill

Una cosa de locos ¿No? Excepcional, convertir ideas en planes. ¿Por qué algunos dicen entonces, por qué algunos dicen que falta plata, ah? ¿Por qué a veces escuchamos alguna gente decir que falta plata mientras otros dicen que sobran? ¿Por qué? Porque es cuestión de perspectiva, todo, absolutamente todo es cuestión de perspectiva.

Uno no se explica cómo hay personas que te dicen: “Sobra plata” y hay otros que dicen: “Falta plata.” Es cuestión de perspectiva, es como es de qué lado estás viendo las cosas. Si es que ves el vaso medio lleno o lo ves medio vacío.

¿Qué ve usted?, ¿Ve riqueza o ve pobreza?, ¿Quieres una definición de pobreza?

Les voy a dar una definición de pobreza, le pido por favor que no se ofenda con esta definición de pobreza, es una definición que hemos acomodado nosotros ahorita ¿Correcto? Y quiero compartirla ahora mismo con ustedes.

Definición de pobreza. Pobre: “Así se le llama a quien gozando de salud física y mental, prefiere conformarse pensando y actuando en pequeño. Pobre es quien necesita y quiere más pero no está dispuesto a trabajar para obtener esos logros, porque vive de pretexto en pretexto y porque es alérgico al riesgo. Pobre o precario, así es quien se resuelve a vivir en el lamento, quien ha renunciado a toda ambición y  quien por encima de todo, mentalmente es débil y pequeño. Alguien de elevados pensamientos nunca vive en escasez y nunca renuncia cunado de sus batallas se trata.” Definición de pobreza. ¿La ha escuchado usted, no?

Se lo repito: “Así se le llama a quien gozando de salud física y mental, prefiere conformarse pensando y actuando en pequeño. Prefiere conformarse pensando y actuando en pequeño. Pobre es quien necesita y quiere más pero no está dispuesto a trabajar para obtener esos logros”.

A veces escuchamos a jóvenes, a gente mayor también decir: “No, es que yo soy de escasos recursos, soy de bajos recursos.” No, no. Usted no es de bajos recursos, usted es de bajos pensamientos, usted es de bajas ambiciones pero no es de bajos recursos. Porque puede que usted no tenga una mina de oro, puede que ahora usted no tenga dinero pero usted tiene el más preciado de todos los recursos que es el tiempo y tiene una mente. Y si tiene mente y tiempo, usted lo puede hacer excepcionalmente todo. Todo.

Decía Napoleón Hill:

“Se ha extraído más oro de la mente humana que de la tierra.”

Napoleón Hill

No puede usted venir simplemente a decirme, es que soy de bajos recursos. Es que no tengo, es que soy pobrecito. No tiene que ponerse en plan víctima, no tiene que decir eso para hacerme dar pena, no tiene que decir eso para que los demás se conmuevan y lo ayuden, no. Usted no es de bajos recursos, usted es de bajas ambiciones. Usted es de bajos pensamientos. Olvídese de eso de que soy de bajos recursos.

Liana me decía ayer, me decía Liana. Me decía: “Bonito” me decía: “Eso que dices es bonito” me decía, “pero ¿Qué hay de la mujer que vive en el ande y que los hijos están en desnutrición y que no tiene oportunidades para educación? A ella no le puedes decir esto” me decía. “¿Qué le puedes decir a alguien que creció en la cuna sobre los cuatro mil, sobre los tres mil metros de altura? Que tiene que caminar horas para llegar a su colegio, que está en desnutrición, que habla otro idioma en muchos casos. A ella no le puedes decir esto, no puedes decir que la pobreza para ellos es esto. Ellos sí necesitan ayuda del gobierno.” Eso me decía Liana ayer.

Yo la escuchaba y le decía: “Bueno, yo sé que tienes razón. Necesitan ayuda del gobierno, es cierto. Pero le decía, mira es cierto ¿No? Hay gente que realmente vive en pobreza y merece ser ayudada. Aquí en el Perú, en América Latina, en África, ahí hay gente pobre sin duda. En los Estados Unidos hay también gente pobre, en Europa hay gente pobre, en España hay gente pobre. En todos lados hay gente pobre, la pobreza es mundial. Obviamente hay países que son más ricos que otros, pero encontramos pobres en todos lados.

Pero le decía yo esto a Liana una vez que reflexionaba y le daba la respuesta. Le decía algo incluso con riesgo a que me crean iluso, y se los voy a compartir ahora. Yo le decía: “Mira…” Le decía: “No hay gente pobre” decía yo. Es mi filosofía, mi filosofía personal es esta: “No hay gente pobre. Hay gente empobrecida                  .” Es distinto. No hay gente pobre, hay gente empobrecida. Es distinto que usted sea pobre a que usted sea empobrecido.

Yo siempre digo eso:

¿Cuál es uno de los países más pobres?

Mencióneme usted uno de los países más pobres del mundo. La gente siempre dice, empieza a mencionar países africanos. Me dicen Haití, me dicen cualquier nombre la gente dice. Yo les digo: “No, no, no. Un momentico. El país más pobre no está en América Latina, el país más pobre no está en África, el país o uno de los países más pobres se llama Japón. Japón. Porque Japón lo único que tiene es agua salada y nada más simplemente. Japón es una isla sin recursos. ¿Correcto? Sin embargo Japón es un país pobre pero enriquecido, pobre pero enriquecido. No tiene nada pero sin embargo se propusieron conquistarlo, hacerlo todo ¿Correcto?

Nosotros en cambio, la mayoría de los países latinoamericanos, la mayoría o la gran parte de África son países ricos pero empobrecidos. Ricos pero empobrecidos, una diferencia. Piensen esa diferencia, piense ahora mismo en esa diferencia. Ojalá me entienda, ojalá la comprenda.

No hay gente pobre, hay gente empobrecida. El sistema le ha empobrecido, el sistema político. El gobierno le ha empobrecido, las ideas mediocres le han empobrecidas, la ignorancia le ha empobrecido. Hay fabricantes de miseria.

Hay un libro, hay un libro que escribieron tres o cuatro, diría hasta cinco actores. Un libro, búsquenlo que se llama: “Fabricantes de miseria.” Creo que uno de los autores es Carlos Alberto Montaner, Álvaro Vargas Llosa, no estoy muy seguro de los nombres de los autores pero el libro sí se llama así: “Fabricantes de miseria.” Y este libro, entre otras cosas ¿No? Cuenta cómo desde la religión, desde la política, desde el ejército y desde otras instituciones se ha fomentado consciente o inconscientemente ¿Sí? Voluntario o involuntariamente en muchos casos la pobreza.

Yo soy un convencido de que no hay, no hay gente pobre. Hay gente empobrecida. Cuídese usted de no ser un empobrecido. Usted no es pobre, usted es un empobrecido. Sus ideas le han empobrecido, las ideas que le han metido le han sembrado en la cabeza, le han empobrecido. Son ideas que le han quitado dinero, son ideas que le han permitido ver la riqueza que le corresponde. Nosotros vivimos en un universo que es abundante, es infinito, es un almacén infinito de riquezas.

Mire, para ir terminando. Ricos y pobres, aquí y en la China. Ayer, hoy y así seguirá siendo. Todos, absolutamente todos tenemos 24 horas al día. Todos. Hay gente que tuvo todo para mendigar, pero se levantó de la pobreza. Hay gente con problemas de salud que decidió salir adelante. Hay gente que no tuvo oportunidad de ir a un colegio o que tuvo que caminar horas para llegar a un colegio, y salió adelante.

¿Por qué unos pueden y otros no? ¿Qué es lo que hace la diferencia?

¿Por qué si ella tuvo todo para mendigar, todo para cruzarse de brazos y decir: “Papá gobierno, ayúdame”. Ella se levantó, ella hizo, ella construyó y otros no lo pueden hacer.

¿Qué es lo que hace la diferencia? ¿Acaso tiene un cerebro distinto?

No, lo que tiene es una mentalidad distinta. Lo que tiene es una manera de pensar distinta. Lo que tiene es ambiciones, lo que tiene es sueños, lo que tiene es hambre de prosperar, hambre de crecer, sed de éxito.

Yo creo que la mentalidad lo hace todo, la mentalidad lo hace todo. La mentalidad lo puede todo. Y tenemos, o la mentalidad del fracaso, la mentalidad de conformismo o la mentalidad del éxito. Yo opto por la última, por la mentalidad del éxito. Hay que sembrar el éxito, hay que fomentar el éxito.

Yo he visto a gente que ha crecido en la desnutrición, pero tuvieron el coraje para salir adelante.

¿Qué es lo que hace la diferencia entonces?

Cuando la persona despierta, cuando activa la ambición, el deseo de mejorar ¿No? Cuando la persona despierta, cuando activa la ambición, cuando activa el deseo de mejorar ahí se producen los cambios. Deseo, necesidad es lo que conduce a la acción. La pereza y la ignorancia te llevan al cáncer de bolsillo. La ignorancia te lleva a la oscuridad y fíjese, hay mucha ignorancia financiera.

Debido a la ignorancia, a la ignorancia financiera la gente no sabe cómo sacarle partido a los bancos, por ejemplo. Los ignorantes financieros dicen: “El banco es malo.” El que tiene educación financiera dice: “Con el banco me apalanco.” Parece una rima ¿No? Pero no es así. Mire, con el banco me apalanco.

La ignorancia financiera sale carísima. La ignorancia financiera no es rentable. Debido a la falta de educación, la gente no sabe cómo hacer dinero sin dinero. Debido a la falta de educación financiera, la gente no sabe apalancarse. Esa palabra es clave, apalancarse.

“Dame un punto de apoyo, una palanca y moveré al mundo.”

Arquimedes

¿Pero qué pasa con la gente?

La gente no sabe cómo trabajar con dinero ajeno, no sabe cómo utilizar el “DOP” y el “TOP.” Dinero de otras personas y el tiempo de otras personas ¿Por qué? Por falta de educación. Falta de educación.

Debido a la ignorancia financiera, la gente dice: “Las tarjeta de crédito son malas. Todas las deudas son malas.” Oiga, el problema no son las tarjetas de crédito, el problema es usted. El problema es su ignorancia, el problema es su falta de educación, el problema es que usted vive en la oscuridad financiera. Ese es el problema.

Claro, si usted no sabe cómo utilizar la tarjeta de crédito corre el riesgo de endeudarse irresponsablemente. Y luego se pone en plan víctima y luego ataca. Es ignorancia financiera.

Una tarjeta, una tarjeta de crédito por ejemplo bien usada te puede ayudar mucho, te puede dar muchísimo. Te puedes apalancar. Es decir, puedes usar tu tarjeta de crédito incluso sin pagar intereses. Construyes tu historial crediticio.

La deuda buena es apalancamiento ¿Quieres hacer dinero? ¿Usted quiere hacer dinero? ¿No tiene dinero ahora, no tiene capital?

Aprenda a trabajar con el “DOP”, con el dinero de otras personas. “DOP.” “DOP” son las iniciales de “Dinero de Otras Personas.” Aprendan.

Hay un librito que menciona Napoleón Hill y Clement Stone ¿No? Así se llama o si por lo menos se escribe. El autor de este libro. Ambos, ambos son autores de este libro y se llama: “La actitud mental positiva.” Ahí hablaron brevemente sobre el “DOP”.

Robert Kiyosaki estuvo acá en Lima, hace poco nada más. 28 de octubre. Estuve en un evento en el hotel los desfiles y se presentó también en otros lados. Tuvimos oportunidad de hacerle una entrevista al señor Robert Kiyosaki.

Robert Kiyosaki decía una cosa que es cierta, fíjese. Decía una cosa que es absolutamente cierta, entre tantas verdades que dice Robert Kiyosaki ¿No? Robert Kiyosaki decía: “Las deudas, las deudas son un instrumento.” Decía.

“Con las deudas el pobre se hace más pobre y el rico se hace más rico. La deuda es como una pistola, la puedes utilizar para defenderte o la puedes utilizar para hacerte daño. O para hacerle daño a otro innecesariamente”.

Robert Kiyosaki

La deuda puede ser un gran instrumento si usted está educado, pero si es ignorante financieramente corre el riesgo de aniquilarse, de dispararse a los pies. El problema es la ignorancia. La ignorancia. Ignorancia.

Fíjese, hay muchísima gente que tiene plata, que tiene sus ahorros y no saben qué hacer con su dinero. Y la gente dice:

“¿En qué invierto? Por favor, recomiéndame un negocio. Por favor, ¿Qué negocio cree usted que es rentable?”

Oiga, si yo sé que algo es negocio no le digo, lo hago yo. Claro, si yo sé que algo es negocio ¿Para qué te voy a decir? Lo hago yo.

¿Sabe por qué alguien pregunta qué hacer con su dinero?

Porque no tiene educación financiera. Mientras más educado esté usted, mientras más educación financiera tenga usted; menos preguntas va a hacer acerca de su dinero. La idea es que usted sea libre financieramente. Para ser libre financieramente usted tiene que ser autónomo con su dinero, tiene que ser soberano con su dinero, tiene que ser soberano con su dinero. Es educación, educación, educación.

La fórmula siempre ha sido esa, educación, educación y educación. Educación, educación y educación. Educación financiera. Lea, lea. Lea: “Piense y hágase rico.” Lea: “El hombre más rico de Babilonia” de George Clason. Lea: “Los secretos de la mente millonaria” de T. Harv Eker. Lea a Warren Buffett, lea. Lea a Warren Buffett, lea a Robert Kiyosaki.

Busque libros, busque. Ahora hay muchísima información en Internet. “La ciencia de hacerse rico” lea, es otro libro de cabecera. Hay un libro muy bonito que se llama: “Los axiomas de Surish.” O “El secreto de los banqueros suizos.” Con cualquiera de esos nombres se le puede encontrar, de Max Gunther. Búsquelo también, búsquenlo. Un libro muy bueno que habla sobre el riesgo. Lean “Al maestro” de Warren Buffett. Lea Jim Rohn, si quiere incrementar su liderazgo y ayudarse para con bolsillo. Léalo a Jim Rohn. Lea a Tony Robbins. Lea al señor Matt Well, lea a los grandes. Lea la biblia, lea proverbios.

Educación financiera. Hay un pasaje en proverbios que dice: “Conoce el estado de tus rebaños.” Conozca usted el estado de sus cuentas. Conozca usted su situación.

Para mejorar ¿Qué se necesita? Ser conscientes que se tiene que mejorar.

Decía Warren Buffett ¿Qué es lo más importante cuando estás en un hoyo? Dejar de cavar. Dejar de cavar. Es decir, si estás endeudado deja de endeudarte. Si estás fregado, deja de seguir complicándote. Otra vez volvemos a la necesidad de educación financiera. No importa qué es lo que haya estudiado usted. Usted puede que ahora sea profesor, puede que ahora mismo usted esté ejerciendo como ingeniero, que sea médico, que haya estudiado medicina, que sea arquitecto, que simplemente sea un trabajador.

Sea lo que sea, escúcheme esto por favor, sea lo que esa, usted necesita educación financiera. Usted necesita aprender a estar al volante de sus finanzas. Usted necesita aprender a manejar su dinero, usted necesita ser autónomo con su dinero, soberano con su dinero. Educación financiera.

Escuche esto, educación financiera ¿Por qué? Porque si sigue viviendo, escuche esto ¿Ah? Si sigue viviendo en la ignorancia seguirá siendo esclavo del dinero. Si siga viviendo en la ignorancia, usted va a seguir siendo esclavo del dinero. Sólo los pobres y los de clase media son los que viven esclavizados del dinero.

Hay dos cosas nada más, escuche esto por favor. Y sobre todo piénselo, reflexiónelo, interiorícelo, medítalo, cuestiónelo si quiere. Hay dos cosas nada más cuando hablamos de dinero, usted trabajar para el dinero o usted hace que el dinero trabaje para usted. Usted es esclavo del dinero o usted ha hecho que el dinero sea su esclavo. Son dos cosas nada más. En el mundo financiero hay dos opciones: o eres de los que vencen o eres de los vencidos. O eres de los que triunfan, o eres de los que quieren. Tú ganas o pierdes, cuando de dinero se trata tú ganas o pierdes. No hay más.

Te conviertes en esclavo del dinero o haces que el dinero sea tu esclavo. Y por favor, no se ofenda. No se ofenda. Mire, ignorancia… Me han escuchado utilizar mucho la palabra ignorancia. Ignorancia solo significa ausencia de información. Ignorancia es ausencia de datos. Ignorancia es desconocimiento y todos somos ignorantes. Yo he sido ignorante financieramente. He vivido durante años trabajando para el dinero.

La educación es lo único que te saca de la oscuridad. Todo somos ignorantes en algún aspecto. Yo ignoro muchísimas cosas sobre la vida. Decía la Madre Teresa de Calcuta:

“ Lo que sabemos es apenas una gota del océano. Así que no se ofenda por favor, con la palabra ignorancia”.

Madre Teresa de Calcuta

Bueno, quiero ir terminando, quiero ir terminando y quiero decirle que si usted, si usted quiere realmente mejorar, se tiene que educar pero sobre todo, se tiene que esforzar. Esforzar mucho. Es uno de los grande problemas fíjese este que atravesamos actualmente. Es uno de los grandes problemas que atravesamos actualmente, es uno de los grandes problemas de nuestro tiempo; es que queremos resultados sin hacer nada. Queremos que las cosas nos caigan del cielo. Queremos todo gratis, queremos que las cosas sean fáciles. Queremos las cosas sin hacer esfuerzo.

Los pobres, fíjese. Creen en la rifa, creen en el bingo, en el azar disfrazado de la suerte, en la tinta. Los pobres creen en cosas que ya realmente son insignificantes. Eso es mediocridad, es mediocridad. Mediocres. O puede, puede usted permitirse creen en eso. Juegue su tinta, crea en el azar, crea en el bingo, en la rifa. Okey, está bien, crea en eso. Puede usted permitirse eso, pero eso, eso no hará que usted tenga una mentalidad de éxito. Eso no hará que usted tenga una mentalidad de éxito.

El dinero no te da la mentalidad de éxito, es al revés. ¿Escucha esto? El dinero no te da la mentalidad de éxito, es al revés. La mentalidad de éxito te da dinero, la mentalidad de éxito te da ganancias, la mentalidad de éxito te da liderazgo, la mentalidad de éxito te da posición. La mentalidad de éxito te lo da todo. Volvemos a la mente. La mente es el inicio de todo.

Se sabe fíjese de estudios que han demostrado que mucha gente que ganó la lotería, al poco tiempo lo perdió todo, todo.

Gente que ganó millones y a los tres o cuatro años está endeudadísima. ¿Por qué? ¿Por qué sucede eso?

Eso sucede por la falta de mentalidad adecuada. La gente no está preparada para tener dinero, no está preparada ¿Para qué cosa? Para amasar fortuna, para manejar esas cantidades entonces obviamente lo pierde todo. Por eso le digo, la mentalidad es lo primero.

La mentalidad es lo inicial, la mentalidad lo hace todo.

El dinero no te hace exitoso, la mentalidad sí. La mentalidad es el piso, es la base. Por eso cambie su manera de pensar. Trabaje en sus creencias.

Fíjese, en el libro: “Los secretos de la mente millonaria” de T. Harv Eker el autor, lo dice claramente. Dice: “Tenemos que cambiar lo invisible para cambiar lo visible.” Cambiar la raíz para que el fruto cambie. Yo le digo, cambie sus pensamientos, cambie sus creencias y cambiarán sus acciones. Cambie sus creencias y cambiará usted, cambiará su bolsillo, cambiarán sus resultados. ¿No le gustan sus resultados? Cambie lo que está haciendo.

¿Qué decía Albert Einstein? Decía la definición de locura, se le atribuye a Albert Einstein ¿No? Se le atribuye la frase. Se dice que no es de él, se le ha atribuido. Definición de locura, bueno sea o no sea de él funciona.

Definición de locura: “Hacer lo mismo y esperar resultados distintos”.

Albert Einstein

No te vas hacer rico con mentalidad de pobre. No te vas hacer triunfador con mentalidad de mediocre.

No hay que pedirle peras al olmo. Coherencia, un poco de coherencia. Usted se tiene que esforzar. La gente hoy día quiere bajar de peso comiendo lo mismo, quieren bajar de peso sin hacer ejercicios. Queremos triunfar sin esforzarnos, queremos ganar dinero sin arriesgar. Abundan los ilusos.

Gente que quiere convertirse en empresario de éxito sin haber tropezado. Oiga, la ley del menor esfuerzo, escucha la ley del menor esfuerzo es mediocridad. Es mediocridad, yo se lo firmo, se lo garantizo. Los pretextos son también mediocridad, ojo. Los pretextos son mediocridad. Los pretextos forman parte de la ley del menor esfuerzo, las excusas también.

Los antiguos jesuitas, se lo digo, los antiguos jesuitas decían: “Dios te puede sacar del fracaso pero no de las excusas, no de los pretextos. Dios te puede levantar de un fracaso pero no de las excusas, no de los pretextos.” La única persona que te puede sacar de las excusas, de los pretextos eres tú misma, es usted. Usted decide. Vive de resultado en resultado o de excusa en excusa, de pretexto en pretexto. Puedes tomar acción o tomar excusas. Si tomas excusas obviamente tendrás que conformarte con lo que te toca.

Usted puede salir de la pobreza pero primero tiene que salir de las excusas y de los pretextos porque resulta que de pronto acá lo estamos justificando todo, todo y la pobreza sabe, usted no tiene que saber. La pobreza no tiene justificación, no tiene justificación. Si usted justifica su pobreza, usted va mal, realmente va mal. Los pretextos quitan plata. La pobreza se preocupa por el qué dirán.

Fíjese, la vez pasada una señora le decía a su hija, su hija yo calculo que debe haber tenido 16 años, 17 años ¿No? Una jovencita. La señora le decía a su hija que le ayude a vender, estaban vendiendo unas galletitas ¿No? Y la señora le decía que le ayude a vender y la chica le decía: “¿Qué van a decir mis amigos?” Fíjese, esa era la respuesta: “Pero mamá ¿Qué van a decir mis amigos?” Fíjate esa respuesta, es una respuesta mediocre.

¡Lánzate! Haz las cosas sin que te importe la opinión ajena. ¿Usted quiere éxito?

Usted se tiene que lanzar. Lánzate, así lánzate, lánzate con todo. Haz las cosas sin que te importe la opinión ajena, que no te importe, que no te paralice el qué dirán. La pobreza dice: “¿Pero qué va a decir la gente?” El éxito dice: “Me importa un carajo lo que diga la gente. Me importa un pepino lo que diga la gente.”

Haga hoy, mire, le voy a decir esto. Esto lo decía el fundador de una red, una red de mercadeo decía:

“Haga hoy lo que pocos harán y mañana vivirán como pocos podrán.”

Haga hoy lo que pocos están dispuesto hacer y mañana vivirá como pocos podrán. Haga esfuerzos, el esfuerzo es garantía de éxito. No pida triunfos sin hacer nada.

Ahora que les digo esto, ahora que les digo que no pida triunfos sin hacer nada, he recordado que se le preguntó ¿No? A Mahatma Gandhi, se le preguntó al Mahatma Gandhi por aquello qué sería, le preguntaron a Mahatma Gandhi, aquello que podría destruir a una persona, a un ser humano.

¿Qué podría ser aquello que podría destruir a una nación?

Y Mahatma Gandhi era un sabio, respondió con mucha sencillez y decía:

“Mire, son siete factores los que pueden destruir a una nación. Siete factores pueden destruir a una persona. Siete factores literalmente a usted lo pueden sumir en la desgracia, en la banca rota, le pueden condenar a la pobreza. Siete factores. Siete factores marcan la diferencia.”

Mahatma Gandhi

Le decían:

“¿Cuáles son esos siete factores Mahatma?”

Y ahora que lo he recordado les voy a hacer mención a estos siete factores, no me acuerdo a la perfección.

El Mahatma Gandhi decía:

1. “El primer factor, políticas sin principios.” Es decir, llegar al poder para asaltar al pueblo. Políticas sin principios, destruye a un país.

2. “El placer sin compromiso.” Cuando el poder de la carne te vence, te gana, estás frito. No tienes control, autocontrol.

3. “Tercer factor, la riqueza sin trabajo.” Riqueza sin trabajo.

4. “Cuarto factor…” Decía Mahatma Gandhi, “El conocimiento sin carácter.” Hay muchísima gente que sabe demasiado, gente que ha hecho una maestría, dos maestrías, un doctorado pero gente a la que le falta carácter.

Carácter para decir: “No” cuando hay que decir: “No.” Carácter para imponer sus ideas cuando hay que imponer sus ideas. Carácter para tener fuerza y demostrar valentía, cuando hay que hacerlo. Gente que tiene conocimiento pero no tiene carácter.

5. “Y otro factor, los negocios sin moral.” Cuando usted quiere lucrar a costa de todo. Seis, es decir sexto factor.

6. “El sexto factor dice: Ciencia sin humanidad.” Así lo decía el Mahatma Gandhi: “Ciencia sin humanidad.” La ciencia avanza a un paso sorprendente. 

7. “Y último factor, factor que puede destruir a una nación, puede destruir a una persona: Oración sin caridad”.

Hoy en día vivimos rodeados de gente que dice: “Que Dios te bendiga” pero ellos no te quieren ayudar. Gente que espera que Dios ayude pero ellos no quieren ser instrumento de ayuda. Siete factores que destruyen a una persona. Quédese con el tercero, el tercer factor.

Le voy a repetir los siete factores ¿Correcto? Para que tomen nota. Políticas sin principio. Número dos, placer sin compromiso. Tercer factor, riqueza sin trabajo. Cuarto factor, conocimiento sin carácter. Quinto factor, negocios sin moral. Sexto factor, la ciencia sin humanidad. Y último factor, la oración sin caridad.

Quédese con el tercero, piense en el tercero. Riqueza sin trabajo. Riqueza sin trabajo, eso es imposible y si es posible, no dura. No dura. Estos siete factores son los que nos pueden destruir. Concéntrese en el tercer factor. El tercer factor de destrucción de una nación. Tercer factor que puede consumir a una persona, riqueza sin trabajo. No se puede aspirar a riquezas sin trabajar. El esfuerzo es necesario. El esfuerzo engrandece.

Por eso el maestro Jim Rohn decía:

“Lo más importante de ser exitoso no es lo que logras, sino el tipo de persona en el que te conviertes.”

Jim Rohn

Cuando tú te esfuerzas, cuando tú realmente te esfuerzas ya no es tan importante lo que logras sino el tipo de persona en el que te conviertes. El tipo de persona en el que te has convertido. Esfuércese, el esfuerzo asegura el éxito. No espere triunfar sin hacer nada.

Y si usted se esfuerza, oiga. Si usted se esfuerza y se esfuerza pero no ve resultados, no desmaye. Siga firme, siga con la cabeza en alto, siga esforzándose. Ahora no ve resultados pero usted ya está cambiando, usted ya se está convirtiendo en una persona distinta. Usted no ve resultados pero usted se está convirtiendo en una persona de éxito. Usted no ve resultados pero usted se está tallando, se está moldeando. Usted se está moldeando y si sigue así, en esa ruta, en esa dirección, es que es irremediable que usted va a ver resultados, y resultados en grande.

Estudie sus caídas, eso sí, estudie sus caídas. Estudie sus resultados. Cuando pierda, saque la lección y así ganará la próxima vez. Es decir, cuando pierda aprenda, aprenda, aprenda. Repase, repase, repase, encuentre la falla. Aprenda y vuelva a la acción que va a ganar.

Lo decía el maestro David Schwarz en el libro: “La magia de pensar en grande.” Daba cinco, cinco o cuatro pasos para que la gente le saque provecho a las caídas y se levante rápidamente. Busquen ese libro: “La magia de pensar en grande” del maestro David Schwarz. Un libro excepcional, todo hombre de éxito debería leer ese libro. Búsquelo, no importa su edad. Léalo.

David Schwarz le daba consejos a la gente para que se levante de sus fracasos, rápidamente y uno de los consejos, cuatro ¿No? Cuatro, tres consejos son los que él da pero uno de ellos decía: “Tenga el valor de ser su propio crítico constructivo. Busque sus faltas y debilidades y entonces corríjalas, eso le hará un profesional.” ¿Ven lo que decía? Tenga el valor de ser su propio crítico constructivo. Busque sus faltas y debilidades y entonces corríjalas, esto le hará un profesional. Deje de culpar a la suerte. Investigue cada tropiezo, cada caída, encuentre lo que anda mal. Recuerde, culpar a la gente nunca conduce a nadie a donde quisiera ir.

Mezcle la persistencia con la experimentación, permanezca con sus metas pero no golpee su cabeza contra la pared. Pruebe nuevos recursos, nuevos caminos, experimente. Recuerde que hay un lado bueno en toda situación, encuéntrelo. Vea el lado bueno y azote al desaliento. Azote al desaliento.

Señores, nunca pero nunca se asuman pobres, la pobreza es mental. Decía Aristóteles Onassis: “En el momento más difícil…” Esto lo decía el magnate, Aristóteles Onassis, el armador griego. El hombre que llegó a la Argentina sin nada. ¿Qué es lo que decía Aristóteles Onassis? Busquen esas historias de Aristóteles Onassis. Decía Aristóteles Onassis:

“En mis momentos más difíciles, nunca he dicho: Estoy pobre. Siempre he dicho: Estoy sin liquidez. Y siempre con la moral en algo, porque a un hombre al que le ganan la moral, le han ganado en todo.”

Aristóteles Onassis

Fíjese esa mentalidad, esa es la mentalidad de éxito.

“En mis momentos más difíciles, nunca he dicho: Estoy pobre. Siempre he dicho: Estoy sin liquidez. Y siempre con la moral en alto, porque a un hombre al que le ganan la moral, le ganan en todo.” Aprenda de eso, aprenda porque si la pobreza es mental, la riqueza también lo es. La riqueza es también mental, la riqueza es un modo de pensar, la abundancia es una actitud.

El principio que siempre hemos repetido aquí en “DXN” ¿Cuál es? Siempre, y lo vamos a seguir repitiendo. ¿Cuál es el principio que hemos repetido aquí en “DXN”? ¿Qué es lo que hemos dicho en “DXN”? Lo que dijo el Dato Linn el año pasado ¿Qué cosa fue? “Para que haya dinero en nuestros bolsillos, primero tiene que haber dinero en nuestra mente.” Interiorice eso, interiorícelo.

Para que haya dinero en nuestro bolsillo, en nuestra cuenta bancaria, para que hayan éxitos en nuestro mundo físico, primero tiene que haber dinero, éxito en nuestra mente. Si en la mente hay pobreza, en el bolsillo habrá pobreza. El bolsillo sólo es un reflejo en su modo de pensar, es un reflejo de su filosofía personal del éxito.

Okey, nos ganó el tiempo, entonces. Yo me quiero despedir diciéndoles algo que siempre olvidamos. Lo olvidamos siempre, casi siempre. Haga de esto sus reglas personales, escríbalo, anótalo en su libro personal de reglas para el éxito. Ya está. Vamos a llamarle: “Libro personal de reglas para el éxito”.

Anote esto porque lo olvidamos. Piense como ganador, hable como ganador y actúe como ganador y va a suceder lo inevitable, usted se va a convertir en un ganador. Piense como ganador, hable como ganador, actúe como ganador y va a suceder lo inevitable, usted se va  a convertir en ganador. Haga su parte que el universo hará la suya. Haga su parte y se le abrirán puertas que ninguna persona podrá cerrarle. No se aflija con los tropiezos, los tropiezos son temporales. Son temporales. Recuérdelo siempre, la pobreza es mental. La riqueza también y como todo, como todo en la vida es cuestión de elección. Usted elige dónde está. Usted elige la pobreza o usted elige la riqueza.

Si te ha gustado este audio de crecimiento personal y educación financiera te recomiendo que leas este articulo :

PENSAMIENTO POSITIVO

A %d blogueros les gusta esto: